Agri­cultura saludable, comida soste­nible


La comida es una necesidad básica para nuestra existencia. La preparación de nuestra comida por lo tanto merece toda nuestra atención. La agricultura no es una industria y los animales no son máquinas. La agricultura a prueba de futuro se centra principalmente en alimentos de origen vegetal, libres de veneno, fertilizantes artificiales o ingeniería genética y contribuye a mantener un ecosistema saludable. La ganadería actual es insostenible.

La política agrícola en muchos países ha causado muchas víctimas a lo largo de los años; los miles de millones de animales que sufren y mueren cada año en la industria ganadera; la naturaleza y el medio ambiente que se han visto gravemente afectados por el uso a gran escala de venenos, fertilizantes y super fertilización.

El suministro de comida en el occidente está gravemente desequilibrado. Actualmente está soportando una carga grande e irresponsable sobre los recursos y las tierras agrícolas en todo el mundo. Esto se debe en parte a la importación masiva de alimentos para animales y al uso de fertilizantes artificiales y venenos agrícolas en la agricultura.

En Europa, las granjas pequeñas han tomado así la ruta infausta de una escala cada vez mayor. Todo esto a expensas del contribuyente europeo: cada año se gastan decenas de miles de millones de euros en subsidios agrícolas de los que se benefician principalmente las grandes empresas.

Una agricultura saludable y sostenible solo es posible si recuperamos los ciclos naturales pagando a los agricultores un precio justo por sus productos. También debe crearse una visión completa de dónde provienen nuestros alimentos, cómo se producen y si el precio cubre los gastos. La cadena alimenticia debe ser corta y abierta para evitar cualquier manipulación de los alimentos. Jugar con el precio de la carne es inaceptable y estamos combatiendo el desperdicio de alimentos.

Nuestro objetivo ultimo es llegar a una agricultura ecológica y respetuosa con los animales que produzca alimentos saludables y no dependa de las importaciones a expensas de personas y animales en otra parte. Una reducción en el número de animales en la ganadería y un cambio a un patrón de alimentos más basado en vegetales es inevitable.

Relacionado

¡No mas publi­cidad para carne y viajes aéreos! Hay interés inter­na­cional por la primicia holandesa

La ciudad holandesa de Haarlem es la primera ciudad del mundo en prohibir los anuncios de carne en los espacios públicos. La industria ganadera es una de las principales causantes tanto de la crisis climática como de la crisis de biodiversidad, por lo que el municipio de Haarlem busca reducir el consumo de carne. Otras ciudades ya han prohibido los anuncios de combustibles fósiles, coches con moto...

Noticias