El Blog de Esther: Se huele en el aire los vientos de un cambio positivo


29 septiembre 2020

El historiador Philip Blom ya lo dijo: "Nos encontramos en un punto de inflexión: puede inclinarse de una manera u otra. Estamos atrapados en un modelo económico que no puede continuar por mucho tiempo. Terminará en una catástrofe con nuevas pandemias, guerras por falta de recursos y desastres similares, o elegimos una dirección diferente. Pero habrá un cambio. Sea como sea.

En todas partes hay indicaciones de esta inflexión. Los ciudadanos se están rebelando contra los gobiernos que no tienen las agallas para hacer frente adecuadamente a la crisis de justicia social, la crisis climática, la crisis de biodiversidad y la crisis sanitaria. El viernes pasado, personas de por lo menos ¡3100! lugares distintos del mundo volvieron a participar en las marchas por el clima. Los jóvenes exigen un cambio. Un cambio que no sólo se centra en su futuro, sino también en crear un presente habitable. En países como Vanuatu, Filipinas, India y Colombia, ya se viven las consecuencias de la crisis climática y de la biodiversidad.

Jóvenes de todo el mundo exigiendo que se aplican medidas contra la descomposición de nuestro clima, la naturaleza y el medio ambiente. En la foto se pueden ver los jóvenes de Vanuatu, Filipinas, India y Colombia. Todos los días se enfrentan al riesgo de algún desastre "natural". Las fotos de la plataforma Noticias Mundiales.

El valor para soltar el viejo sistema
Se huele en el aire los vientos de un cambio. El economista Keynes ya lo dijo: el problema no es el desarrollo de nuevas ideas, sino el escapar de las viejas. Escaparnos de los reflejos de antes de los gobiernos y de muchos de los políticos que siempre eligen más dinero y los intereses de la industria contaminante por encima de una tierra habitable y los intereses verdaderas de los ciudadanos.

Es hora que los gobiernos suelten sus reflejos de antes y apoyen a los ciudadanos. De hacer por lo que les pagamos: proteger lo más importante que tenemos, es decir, nuestra salud y nuestro medio ambiente. Existen bastantes soluciones. Lo que necesitamos son políticos con agallas . Eso también implica tomar decisiones. Como gobierno no puedes decir que deseas una sociedad sostenible y saludable y que a la vez los gigantes alimentarios tóxicos tengan toda la libertad de seguir haciendo lo que siempre han hecho e invertir miles de millones de euros en la industria fósil, la aviación y la ganadería.

Este mes el gobierno holandés presentó sus planes y el presupuesto del próximo año. Sin embargo, con este presupuesto, vuelve a inclinarse hacia el lado catastrófico en lugar de preocuparse por una sociedad saludable. Un reflejo como los de antes. Volvemos a usar el escenario político para despertar a todos. Con nuestras palabras y nuestra ropa.

Por lo tanto, este año llevaba un traje hecho de tela de bambú sostenible. En la parte dorsal de mi traje decía: "punto de inflexión, pero no de regresar." Porque la crisis del momento es un punto de vuelco, pero ciertamente no queremos volver a la situación de siempre. Nuestro mensaje fue: no volvemos a los reflejos de antes, sino que organicemos nuestra economía de tal manera que mejore el bienestar de nuestro planeta, las personas y los animales.

El traje de Esther, hecho por Mediha Kaplan de Kaplan bespoke tailors for women”. Foto tomada por Thomas Slijper.

El que persevera gana
El Partido por los Animales y nuestros partidos hermanos son la fuerza impulsora del cambio positivo en la política. Desafiamos de forma consistente al gobierno y los otros políticos para que abandonen los viejos sistemas fósiles. Y con éxito.

Recientemente en la radio, un comentarista político expresó de forma certera lo que el Partido de los Animales está haciendo: "El Partido de los Animales fue creado para redirigir el debate. Afirmaron que la política no sólo trata de "asuntos humanos", sino también de "asuntos animales". Al principio nos reímos de ellos, pero ahora vemos que el partido ha provocado un cambio de paradigma: hizo que una posición no aceptada se volvió aceptada."

Y así es. Nuestro mensaje siempre ha sido: el bienestar de las personas, los animales y el planeta por encima del dinero. Gracias a nuestros esfuerzos, cada vez más políticos reconocen que la industria ganadera es un problema que debe eliminarse lo antes posible. También reconoce el vínculo entre enfermedades como el coronavirus y la forma incorrecta en que tratamos a los animales. Siempre hemos señalado la destrucción de la naturaleza y las violaciones de los derechos humanos y de los animales, que van de la mano de muchos acuerdos de libre comercio. Fuimos los únicos durante mucho tiempo, pero en los Países Bajos ya no hay una mayoría que acepte tal retraso. El próximo tratado de libre comercio (el Tratado del Mercosur), con países como Brasil, ha sido borrado bajo la dirección del Partido por los Animales.

También logramos transmitir la idea de que el crecimiento económico infínito no es la solución, sino que el problema. Cada vez más políticos entienden que necesitamos dejar de lado el enfoque en el crecimiento económico. Que debemos centrarnos en una economía saludable que no traspase las fronteras ecológicas y que fortalezca la salud de los seres humanos, los animales y la naturaleza.

La situación cambia y él que persevera gana.

¡Nuestro movimiento está creciendo!

Esther con los fundadores del nuevo Partido Político Moldavo por los Animales (PONA).

Esta resistencia a las viejas formas de gobernar está creciendo, lo que también se hizo evidente en las últimas semanas. En mi blog anterior mencioné los avances de nuestros partidos hermanos de Dinamarca y Grecia. Ahora nuestro partido hermano italiano Partito Animalista Italiano también logró un gran avance al obtener un escaño en el parlamento de la región de Campania. ¡Un evento sin precedentes en la historia de Italia! Antes de las elecciones, nuestra eurodiputada Anja Hazekamp también expresó su apoyo al partido hermano italiano a través de un mensaje de vídeo.

Además, se estableció un nuevo partido político por los animales, esta vez en Moldavia! El nuevo partido se llama PONA ("Personas, Naturaleza y Animales") , después de años de lucha contra las normas electorales injustas, finalmente se reconoció oficialmente como partido político. La semana pasada, el tribunal superior de Moldavia dictó un fallo al respecto. ¡Una noticia fantástica para todos en Moldavia que luchan por un futuro saludable tanto para la gente como para los animales! En 2018 conocí a las grandes personas detrás de PONA. Admiro mucho su perseverancia.

Juntos hacemos frente a todos los que se interponen en el camino a un mundo mejor para los animales, la naturaleza y el medio ambiente. Juntos, nos encargamos de un cambio. Hacia el lado correcto.

¡Cuídense uno al otro y no se queden quietos!

Hasta la próxima,

Esther Ouwehand
(Presidenta del Partido por los Animales)