Worldlog Marianne Thieme 17 de octubre 2017


17 octubre 2017

Desde la semana pasada Holanda tiene un nuevo gobierno, el mismo que ya ha presentado sus planes a través de un acuerdo gubernamental. Desafortunadamente, hay pocas razones para celebrar. En la práctica, los planes significan que las generaciones futuras deben resolver los problemas climáticos. No se toman medidas hacer frente por ejemplo, a uno de los contaminadores más grandes: la industria ganadera. Mientras los estudios recientes muestran que es poco probable que alcancemos los objetivos climáticos de París sin una reducción significativa en el consumo de carne y productos lácteos.

Los ciudadanos holandeses ya desde ahora deben pagar, a través de todas los subsidios directos e indirectos que recibe la industria ganadera del gobierno holandés, la contaminación y otros costos sociales que conlleva la industria ganadera. El nuevo gabinete quiere cargar esos costos aún más a los ciudadanos a través de un aumento del IVA, volviendo tan caras las verduras y las frutas como la carne y los productos lácteos. Una medida totalmente irresponsable, dado el hecho de que varias organizaciones, científicas y empresarias, incluido el World Life Fund y los empresarios unidos en el Green Protein Alliance, muestran que para mantener habitable a nuestra tierra, seria necesario pasar a la producción y al consumo de más productos vegetales.

Haga que los productos sostenibles y saludables como las verduras y las frutas sean más baratos y que se aumente el IVA en la carne y los productos lácteos. De esta manera, se hará que la comunidad sea más ecológica y más justa. En unión con otros partidos, hemos consolidado nuestros esfuerzos para evitar el aumento del IVA para las frutas y hortalizas. Nuestro partido trabajará duro en las próximas semanas para garantizar que el nuevo gobierno asume su responsabilidad y haga todo lo que esté a su alcance para abordar los problemas relacionados con el clima, el medio ambiente y el bienestar de los animales. ¡A continuación!

Mientras tanto nuestra fracción Europea mantiene informada a las instituciones de la UE. La semana pasada, la tan esperada audiencia de Monsanto Papers se llevó a cabo en el Parlamento Europeo, entre otras cosas en respuesta a la Iniciativa Ciudadana Europea Contra el Destructor de Malezas Glyphosate. El Partido para los Animales ha expresado grandes críticas sobre la Autoridad Alimentaria Europea, la EFSA. Nuestra Parlamentaria Europea, Anja Hazekamp, ​​cuestionó el análisis de riesgo europeo del glifosato y encontró, entre otras personas e instancias, al profesor Christopher J. Portier (Universidad de Maastricht) y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) a su lado. A estos expertos les parece preocupante que, durante su evaluación, la EFSA haya ignorado varios estudios que indican que el glifosato es cancerígeno. Los documentos de Monsanto muestran que la industria del veneno ha pagado a varios científicos para comprobar que el glifosato es cancerino. Es absurdo que el organismo de control de alimentos de Europa trague este tipo de “estudios” como pastel dulce y ponga en peligro a millones de personas, animales y nuestro medio ambiente. Queremos eliminar el glifosato del mercado lo antes posible.


Marianne durante su conferencia en Madrid

La última vez, les conté que daría una conferencia en Madrid. Esa conferencia fue parte de una conferencia internacional que organizamos junto con nuestro partido hermano de España PACMA para los partidos y organizaciones de bienestar animal. La conferencia estuvo completamente agotada y los españoles me recibieron con gran calidez. Es bueno ver que los temas de los derechos de los animales, la naturaleza y el medio ambiente cuentan con mucho interés en España.

Mientras asistía a debates maravillosos e inspiradores sobre democracia, derechos humanos y derechos de los animales durante nuestra conferencia internacional, en Barcelona tiraron balas de goma a sus ciudadanos. Solo porque querían expresar su voz pacíficamente. Como partido, expresamos nuestro disgusto por la violencia excesiva que el gobierno español usó para evitar que los ciudadanos catalanes ejercitaran sus derechos democráticos. Un estado que usa la violencia para presionar a la democracia plantea la cuestión de si puede llamarse democracia. Entonces Europa, el autodenominado guardián de la democracia, no puede quedarse callado.

Afortunadamente, también hubo buenas noticias de Portugal y Alemania, por ejemplo: en ambos países, nuestros partidos hermanos lograron una gran victoria electoral. El Tierschutzpartei de Alemania alcanzó casi 20,000 votos más que en las elecciones nacionales anteriores, pero no ha podido ganar un escaño porque Alemania tiene un alto umbral de votación (5%). Nuestro partido hermano portugués Pessoas-Animais-Natureza (en breve ‘PAN’) ha escrito historia al conseguir escaños en 32 municipios durante las elecciones municipales en Portugal. Esto significa que el partido ahora tiene un representante en el 78% de los municipios. ¡Fantástico!

La semana pasada quedó en claro que también en Los Países Bajos se organizara un referéndum sobre la llamada “Ley de arrastro”. Con esta ley, bajo el nombre del control del terrorismo, se recopilan e investigan grandes cantidades de datos. Controlando a personas inocentes se esta cruzando un limite aquí. La privacidad nos proporciona seguridad y nos protege del estado. Cuando renunciamos a nuestra privacidad, entregamos una parte importante de nuestra seguridad. Es por eso que apoyamos la iniciativa para que los propios ciudadanos decidan sobre esta ley, en forma de referéndum. La iniciativa proviene de unos pocos estudiantes que ahora han reunido suficientes firmas para forzar un referéndum. ¡Felicito a todos los involucrados! Una victoria para la democracia. Mientras tanto, estamos luchando en la política para evitar que el nuevo gabinete holandés ponga fin a este tipo de referendos, tal como ya anunciaron en el acuerdo del gobierno.

Que pasen una semana agradable!

Marianne