El Partido para los Animales pide en Bruselas prohi­bición total del veneno fipronil


5 septiembre 2017

La Comisión Europea debe sacar de la agricultura Europea el veneno fepronil que se encontró en grandes cantidades en los huevos. Anja Hazekamp, diputada al Parlamento Europeo en nombre del Partido para los Animales, emitió una solicitud para ello en Bruselas durante un debate sobre la crisis fipronil.

Fipronil no esta permitido utilizarse en la cadena alimentaria, pero si está legalmente disponible. El veneno todavía ahora aun se permite para el uso en la agricultura. “Fipronil esta libremente en venta en Europa y así fácilmente puede ser abusado para fines equivocados. Teniendo como resultado los huevos envenenados en el supermercado y en nuestros platos. Una prohibición total es más segura para la salud humana y animal y mejor para nuestro medio ambiente “, dice Hazekamp.


Gallina de la industria avicola

Se violaron seriamente las reglas de la UE

El Partido para los Animales también señala que se ha actuado en forma irresponsable con el bienestar de los cientos de miles de gallinas tratadas con fipronil, que el mes pasado fueron matados en Los Países Bajos. Según Hazekamp los sacrificios fueron en violación de las normas de la UE para la proteccion de los animales y por lo tanto ilegal. “Estas gallinas no estaban enfermas y no formaron ningún riesgo para la salud pública. Aquí se ha causado dolor innecesario, sufrimiento y lesiones infligidos a las gallinas y esto es contraria a la legislación europea. Quiero saber cómo la Comisión Europea piensa prevenir estas prácticas en el futuro, “dijo Hazekamp.

El Partido para los Animales ve en la crisis fipronil una prueba más de que las reglas Europeas para el bienestar animal no son respetadas y que mayormente el control no se respeta. “Allí se ha mostrado una vez mas que nuestro sistema agrícola es insostenible, pero temo que la Comisión Europea todavía necesita muchos escándalos mas para llegar a la misma conclusión.” dijo Anja Hazekamp

Información a fondo

En julio, fue encontrado el veneno fipronil en los huevos en los Países bajos y Bélgica y luego resulto que también en otros países Europeos hubo entonces probado los huevos de otros países europeos, fueron infectados. También resulto que algunos terneros habían estado en contacto con un veneno similar, llamado amitraz. Muchos huevos y ovo productos fueron retirados de los supermercados porque resultaron ser un peligro para la salud pública. En respuesta a estos escándalos, el Partido para los Animales solicito a los representantes del Parlamento que estaban en periodo de vacaciones para que regresaran para un debate. El gobierno holandés ha creado ya una investigación sobre el escándalo de los huevos.